¿POR QUÉ SOMOS HIPERPRODUCTIVOS?

Probablemente desde la primera parte de este artículo (que te recomiendo leer aquí antes de continuar) hayas notado que la hiperproductividad y la psicología se relacionan. En la entrada anterior te explicaba cuál ha sido el devenir de la hiperproductividad durante la historia, cómo se ha desarrollado y cómo hemos llegado a este punto de la posmodernidad en la que nos sentimos constantemente inútiles cuando consideramos que no estamos siendo lo suficientemente productivos.

En este articulo continúo y te presento los motivos por los cuales seguimos actuando de forma hiperproductiva a pesar de los daños y frustraciones que nos ocasiona este insaciable deseo de resultados. ¿Por qué la gran mayoría de las veces, a pesar de nuestro esfuerzo, consideramos que nunca es suficiente? ¿Por qué continuamos cayendo en la misma lógica circular en la que nos esforzamos, tenemos resultados, los consideramos insuficientes, nos frustramos, nos esforzamos.. y así, en un ciclo interminable?.

Para que todo sea más claro, divido este artículo en 2 partes: en la primera te explico cuales son las características propias de la hiperproductividad que nos hace seguir cayendo en ella y en la segunda te enseño algunos conceptos del condicionamiento instrumental, por qué es importante para la hiperproductividad y que relación tiene con la modificación de conducta.

Algo importante que debes considerar es que durante este artículo la hiperproductividad no será vista como el acto de estar realizando conductas compulsivamente (ya que esto puede deberse a otros motivos no necesariamente dañinos) sino como el pensamiento, casi obsesivo, de considerar que jamás se hace lo suficiente. Por supuesto, también se tienen en cuenta las emociones relacionadas.

TIEMPO APROXIMADO DE LECTURA: 10 minutos

CARACTERÍSTICAS “ADICTIVAS” DE LA HIPERPRODUCTIVIDAD

Como te mencionaba, la hiperproductividad en si misma tiene ciertas características que ayudan a que las personas se vuelvan “adictas” a ella. Es por ello que probablemente vayas a darte cuenta de que la hiperproductividad y las adicciones conductuales (por ejemplo la ludopatía o la masturbación incontrolable) comparten ciertos rasgos. Algo que te pido que tengas en cuenta es que la carga genética puede facilitar o dificultar las adicciones, incluyendo la adicción a la productividad. 

SENSACIÓN DE SATISFACCIÓN Y SUPERACIÓN

Los resultados tienden a ser un aliciente lo suficientemente fuerte para llevarnos a realizar la misma actividad una y otra vez; y este es un gran punto a favor de la hiperproductividad puesto que la realización constante de actividades (enfocadas, por supuesto) siempre va a obtener algún tipo de resultado que servirá como motivador significativo. Algo que me gustaría que consideres es que los “resultados” muchas veces son interpretados como tales por culpa de nuestros sesgos

Esta sensación de rendimiento mediado por los frutos de nuestro esfuerzo se traduce en dos sentimientos mucho más importantes: satisfacción y auto-superación. La primera tiende a relacionarse con situaciones ambiguas o poco específicas, mientras que la segunda casi siempre tiene un motivo claro para darse: haber aprendido una nueva técnica, permanecer más tiempo en una posición difícil, realizar alguna actividad más rápido, entre otras. 

La satisfacción es el punto máximo de llegada que se puede lograr con la hiperproductividad, y es la falta de ella la que ayuda a que los individuos nos sigamos esforzando. Si bien corresponde a un fuerte motivador también suele ser impreciso e inalcanzable. En pocas palabras, sirve para seguir avanzando pero pocas veces sirve para lograr bienestar, puesto que sólo muy ocasionalmente se alcanza el regocijo por el éxito.

La superación, por otra parte, es constante. Las actividades que realizamos siempre van a tener resultados, y es justo este pensamiento de haber logrado o adquirido algo lo que nos impulsa a seguirnos moviendo. Es un incitador mucho más beneficioso a nivel psicológico que la satisfacción; sin embargo, para que siga funcionando de forma provechosa debemos determinar logros pequeños y específicos que podamos conseguir, ya que de no hacerse nos quedaríamos flotando en el mar de la insatisfacción.

"...La satisfacción es el punto máximo de llegada que se puede lograr con la hiperproductividad, y es la falta de ella la que ayuda a que los individuos nos sigamos esforzando. Si bien corresponde a un fuerte motivador también suele ser impreciso e inalcanzable"

EL APRENDIZAJE, LA HIPERPRODUCTIVIDAD Y LA PSICOLOGÍA

Casi todas las habilidades que podríamos aprender durante nuestra vida (habilidades técnico-deportivas, habilidades lingüísticas, habilidades artísticas…) tienen la misma lógica o, mejor dicho, el mismo ritmo. Este ritmo favorece a la generación de un sentido de auto-superación, lo que hará, como ya te he mostrado, que la conducta, que en este caso sería la hiperproductividad, aumente.

Los procesos de aprendizaje son un punto de relación importante entre la hiperproductividad y la psicología; es por ello que cuando te hablo de ritmo me refiero a lo siguiente: (1) al principio del aprendizaje una nueva habilidad requiere un esfuerzo para iniciar, (2) al llevar un par de días o semanas la mejoría suele tener un aumento acelerado, (3) el desarrollo se vuelve más lento, (4) llega a un tope en el que permanece y finalmente (5) decrece. El tiempo que dure cada una de estas etapas dependerá del estilo de aprendizaje, la edad, las inteligencias y la genética.

Durante las dos primeras etapas del aprendizaje suelen suceder dos eventos importantes. Por un lado la sensación de novedad genera un mayor deseo por lo poco rutinario y aumenta la conducta para conseguirlo, y por el otro lado se da un mejoría en los pensamientos de autoeficacia: los cuales pueden servir ya sea como potenciadores del efecto galatea o como reforzadores de la conducta (esto te lo explico adelante).

Para entender un poco mejor esto, imagina que estás tomando un nuevo curso de repostería ¿Qué que te impulsa a concluirlo más allá del sentido de responsabilidad?. Probablemente sea la posibilidad de aprendizaje y el hecho de que las primeras etapas te ayudan a mantener un sentido de auto-superación (que posteriormente desaparecerá). Si esto se da de forma correcta la conducta hiperproductiva aumentará, y si no, decrecerá.

LA HIPERPRODUCTIVIDAD ES INTERMINABLE

En las primeras etapas de la psicología conductual se consideraba que los únicos motivadores posibles eran aquellos que recibíamos de forma externa, y que solo podían ser adquiridos por medio de nuestros esfuerzos (estos motivadores, también llamados reforzadores, podían ser algo que nos ocasionará bienestar o nos disminuyera el malestar), Sin embargo, ahora se sabe que hay múltiples factores internos que también funcionan como alicientes.  

Te lo menciono por que un tercer punto de unión entre la hiperproductividad y la psicología es la comprensión de las motivaciones. Una de mis teorías favoritas sobre la motivación es la teoría de las necesidades básicas, la cual establece que los comportamientos que tenemos no deben obedecer necesariamente a la recepción de regalos externos sino que obedecen a una recompensa personal e interna.

Según esta teoría las metas propuestas, y cumplidas, representan en sí mismas un estímulo. Estas metas pueden ser de logro, de afiliación o de poder. En el caso de la hiperproductividad este tipo de metas se convierten en una constante, ya que casi todas las actividades que realizamos son de imposible cumplimiento, y es justo esa inagotabilidad lo que la hace interesante puesto que representa una fuente inacabable de metas por ser cumplidas.

Anteriormente te daba el ejemplo de un curso de repostería, aunque puedes imaginarlo con cualquier cosa más relacionada con tu vida. Imagina que el curso te satisfizo y se convierte en una nueva fuente de interés ¿Cuando será suficiente? ¿cuando considerarías que eres lo suficientemente experto como para detenerte?. Esta no es una critica maliciosa. Todo el tiempo buscamos la experticia y eso no es malo; tristemente pocas veces entendemos que no sabemos realmente a dónde queremos llegar.

"...Durante las dos primeras etapas del aprendizaje suelen suceder dos eventos importantes. Por un lado la sensación de novedad genera un mayor deseo por lo poco rutinario... y por el otro lado se da una mejoría en los pensamientos de autoeficacia"

CONDICIONAMIENTO INSTRUMENTAL

Quizá te hayas preguntado alguna vez por qué algunas de tus conductas se siguen dando mientras que otras desaparecen y luego ni recuerdas haberlas tenido. La respuesta, por lo menos parcial, se llama condicionamiento instrumental, y es el punto de unión más relevante entre la hiperproductividad y la psicología. Este condicionamiento, a muy grandes rasgos, se refiere al proceso mediante el cual aquellas conductas que tienen resultados deseables aumentan y las que tienen resultados indeseables disminuyen.

En el título sobre aprendizaje te explicaba que la primera etapa de un proceso nuevo tiende a estar llena de resultados. Esto es muy relevante ya que las primeras sensaciones de satisfacción son las que configuran nuestra búsqueda posterior. Te explico: Nuestra motivación al logro no necesariamente depende de conseguir algo sino de tener la posibilidad de conseguirlo.

Este pensamiento de posibilidad de consecución aumenta considerablemente cuando en ocasiones anteriores ya hemos tenido éxito en la misma tarea. Por ello es que a pesar de que la novedad desaparece, o no tenemos los resultados deseados, seguimos comportándonos, por lo menos durante un tiempo, “compulsivamente”, puesto que de esta forma consideramos que vamos a adquirir lo deseado de forma más rápida

Me gustaría darte un ejemplo para que puedas comprenderlo mejor. Imagina que estás iniciando un nuevo proyecto. Al principio tus resultados no serán los mejores pero se verán compensados por la sensación de novedad, luego tienes tus primeros resultados y posteriormente dejarás de tenerlos ¿Cual crees que será tu reacción?. Podrías decirme que lo abandonarías todo (y quizá lo hagas) pero lo cierto es que no es ese el comportamiento común.

Lo que normalmente sucede es lo siguiente: (1) te das cuenta de que no estás teniendo los resultados deseados a pesar de haberlos tenido antes, (2) piensas en cuáles fueron las estrategias que utilizaste anteriormente, (3) Empiezas a utilizarlas; en el caso de no tener resultados (4) buscas nuevas estrategias (esto si eres lo suficientemente inteligente) que tienden a ser abandonadas rápidamente, (5) Recaes en antiguas conductas de forma casi compulsiva hasta que finalmente abandonas. Este orden no representa una regla pero si una conducta común.

REFORZAMIENTO INTERMITENTE E INTERVALO INTERMITENTE

Dentro del condicionamiento instrumental existen múltiples términos relacionados con la modificación de conducta  que pueden hacerte entender muchísimo mejor como funciona nuestra lógica “compulsiva” en relación con la hiperproductividad. En este post solo te explico a grandes rasgos dos, ya que los demás términos serán explicados mucho mejor en un artículo posterior.

REFORZAMIENTO INTERMITENTE

Antes de continuar debo explicarte, superficialmente, qué es un reforzador. Básicamente es todo aquello que aumente las probabilidades de que una conducta se siga dando o que aumente el número de veces que esa misma conducta se da en un periodo de tiempo determinado; en este caso me refiero a todas las conductas relacionadas con la hiperproductividad; además cuando hablo de reforzadores hago referencia a todos aquellos resultados que aumentan el uso de esas conductas.

Al mencionar al reforzamiento intermitente, en este caso, aludo a que el reforzador se da de forma natural pero no cada vez que cometemos el acto (en este caso la actividad) sino ocasionalmente. Dicho de otra forma: nuestro esfuerzo no se traduce necesariamente en que conseguiremos lo que deseamos. Esta incertidumbre aumenta la ocurrencia del comportamiento, ya que de esta forma intentamos que una mayor realización de la tarea cree una mayor probabilidad de conseguir los resultados.

Imagina que estás aprendiendo, o perfeccionando, una habilidad artística, quizá pintura. Tu reto es adquirir una tonalidad específica. Lo normal sería que en ocasiones consiguieses el color que deseas y en ocasiones no; en pocas palabras, ocasionalmente al realizar la conducta (mezclar los colores) obtendrás el resultado (la tonalidad deseada). Debido a esto el comportamiento aumentará exponencialmente hasta que finalmente decrecerá.

Si el reforzamiento se diese todo el tiempo lo que pasaría es que la conducta tendría un aumento más lento y constante hasta que finalmente desaparecería o perdería importancia. En este mismo caso del color, por ejemplo, si obtienes el color cada vez que lo intentes, solo realizarás la conducta cuando sea necesaria pero no tendrías que llevarla a cabo compulsivamente hasta conseguirla. El reforzamiento intermitente y constante constituyen entonces otro punto de unión entre hiperproductividad y psicología.

INTERVALO INTERMITENTE

Intervalo, como ya debes suponer, es todo el tiempo que pasa desde un evento hasta otro (o el mismo) evento. En este caso me refiero al lapso entre el acontecimiento de un resultado hasta que vuelve a darse. Para comprender mejor mejor la relación del intervalo con la hiperproductividad y la psicología debes considerar que sigue la misma lógica referida en el apartado anterior sobre refuerzos intermitentes.

El hecho de no saber cuánto tiempo debemos esperar hasta conseguir nuestro, en ocasiones poco obvio, preciado reforzador, hace que nos enfoquemos en los actos necesarios para disminuir el tiempo de espera hasta reducirlo, de ser posible, a lo inmediato. Este intervalo intermitente es tan funcional por que mantiene abierta la posibilidad de recibir el reforzador una mayor cantidad de veces en un periodo más corto.

Volviendo al ejemplo del color. Si el color toma aproximadamente dos horas en secar entonces no hay ninguna complicación ya que lo pintarás una vez y lo revisarás en dos horas, pero entonces ¿Qué pasa si el tiempo que se tarda para secar es variable o requiere múltiples capas?. Volverás muchas más veces a revisar y a utilizar más capas de pintura, lo que se traduciría en un aumento de la conducta.

"...nuestro esfuerzo no se traduce necesariamente en que conseguiremos lo que deseamos. Esta incertidumbre aumenta la ocurrencia del comportamiento, ya que de esta forma intentamos que una mayor realización de la tarea cree una mayor probabilidad de conseguir los resultados"

CONCLUSIÓN

Quizá hayas notado que la hiperproductividad es un engaño que se sigue manteniendo gracias a todos los reforzadores vedados que tiene y a la imposibilidad de saber cuáles serán sus resultados, ya que los refuerzos que brinda suelen ser intermitentes, tanto en su ocurrencia a través del tiempo como en la intensidad que tienen. Esto hace que nos comportemos (no lo digo de forma insultante) como los animales que somos.

Te repito: no es una crítica destructiva. Como ya te mencioné, la relación entre la hiperproductividad y la psicología humana nos brinda posibilidades casi infinitas en las que podemos satisfacer necesidades (¿son necesidades en tu caso?), además de brindarnos en múltiples ocasiones la sensación de superación y tal vez, si eres un afortunado, la posibilidad de satisfacción.

Ahora lo que nos queda es definir, especialmente si leíste la primera parte de este artículo, qué es lo que deseas hacer ¿abrazar las probabilidades de la hiperproductividad, llena de bienestar pero también de amargas decepciones de sí mismo, o detenerte un poco y limitar tus deseos? Esto último quizá no suene como la mejor opción, sin embargo, a diferencia de la hiperproductividad, puede brindarte la posibilidad de la experticia y, quien sabe, de la salud mental.

Para concluir te pido que revises tus propias conductas hiper-productivas ¿Cada cuanto buscas una actividad nueva?¿De qué forma se manifiesta en ti la idea de no ser lo suficientemente productivo o estar desaprovechando el tiempo?¿Eres autoconciente de cuales son los reforzadores y las conductas que tienes en pro de la hiperproductividad?. Te pido esto por que es solo a través de la autoconciencia y el aprendizaje sobre nosotros mismos que podemos ser un poco más libres.

Cuéntame. 

¿Cómo te ha estado yendo con todo esto de la hiper-productividad durante la cuarentena?.

Recuerda que si sientes demasiada angustia, temor, ansiedad o estrés debido a que no tienes tiempo para ti mismo o a que la hiper-productividad se ha apoderado de tu vida entonces comunícate conmigo para ayudarte a sentirte mejor contigo mismo y con todo aquello que te rodea. 

WHATSAPP: (57) 3137308150

BIBLIOGRAFIA

  • Fernández, M. Á. R., GARCíA, M. I. D., & Crespo, A. V. (2012). Manual de técnicas de intervención cognitivo conductuales. Desclée de Brouwer.
  • Fisher, W. W., Piazza, C. C., & Roane, H. S. (Eds.). (2011). Handbook of applied behavior analysis. Guilford Press.

Si fue interesante para ti, para otros también podría serlo. Recuerda compartirlo en tus redes sociales.