PERCEPCIÓN SOCIAL ¿POR QUÉ NOS AGRADA LA GENTE?

Para entender la percepción social debemos saber que a nuestro cerebro le gusta ahorrar energía. Es por ello que busca atajos constantemente y está en modo automático la gran mayoría del tiempo. Esto se cumple cuando respondemos algo sin pensar, realizamos operaciones matemáticas, leemos y conocemos o vemos a alguien por primera vez (este es el tema de hoy), etc. Es decir: prácticamente todo el tiempo.

El inconveniente con que el cerebro se comporte de esa forma radica en que comete demasiados errores (en parte por culpa de los sesgos); sin embargo es un sistema que nos ha permitido sobrevivir y por eso se mantiene. La forma automática en la que percibimos a los demás, inmediatamente verlos o al establecer contacto con ellos, es llamada “percepción social” y es el mismo proceso mediante el cual se generan los prejuicios y por consiguiente los sentimientos de rechazo hacia otros grupos.

La percepción social nos permite organizar el mundo físico o social de una manera que nos resulte más lógica y coherente puesto que el universo realmente es caótico: un entramado de estímulos que en sí mismos no significan nada y que no tienen ningún propósito, hasta que un ser vivo los percibe y los estructura. Agradezcamos entonces a la percepción puesto que gracias a ella podemos sobrevivir.

¿CÓMO FUNCIONA LA PERCEPCIÓN SOCIAL?

Uno de los procesos más básicos de toda la cognición es la percepción, sin que esto lo convierta en un proceso simple. En una próxima entrada les contaré mejor sobre qué es la cognición, cuales son sus procesos y cómo funciona, por ahora retomemos. Existen dos procesos generales dentro de la percepción: uno más corporal y otro más intelectual o cognitivo, estos procesos son:

LA RECOPILACIÓN Y RE-CODIFICACIÓN DE DATOS

Cuando llegan a nosotros los estímulos externos tales como la “luz”, la “temperatura” o el “ruido” solo nos alcanzan espectros de luz o sonidos ininteligibles. Es en ese momento que nuestro cerebro, en medio de su esplendor, de forma esquemática, convierte estos estímulos en sonido, calor u objetos. 

De una forma parecida, pero mas compleja, funciona la percepción social. Cuando percibimos a otra persona captamos todas sus cualidades físicas pero solo nos enfocamos en aquellas cualidades que son un esquema, por ejemplo: el género, la etnia o la estatura.

IR MAS ALLÁ DE LOS DATOS

Cuando ya tenemos los esquemas, intentamos ir más allá de lo obvio para predecir la conducta del otro y así saber qué esperar de ellos. Las emociones sociales tales como la confianza se basan en la idea de que podemos predecir de una manera constante y con poco margen de error las conductas de los demás.

¿CUALES SON LOS FACTORES MAS IMPORTANTES CUANDO SE DA LA PERCEPCIÓN SOCIAL?

Ahora que ya sabemos cuál es el proceso básico que sirve para generar la percepción social entonces es tiempo de saber cuales son los determinantes más relevantes a la hora de tener una primera impresión.

DETERMINANTES SOCIALES Y CULTURALES

La cultura tiene dos mecanismos que sirven para limitar nuestras probables percepciones: (1) enfocándose en unas características por encima de otras, por ejemplo que una persona de cabello liso es más llamativa que una con cabello crespo o (2) dándonos categorías ya creadas tales como la edad, el género, la raza, etc.

LOS PROCESOS DE INFERENCIA

Estos procesos son más complejos y tienen relación con los diferentes tipos de esquemas y con las teorías implícitas de la personalidad. Estos temas los veremos en próximas entradas de blog.

LAS CARACTERÍSTICAS DEL QUE PERCIBE

 Atributos propios como la edad, el interés, las motivaciones, el estado de ánimo, entre otros, modifican sustancialmente como se dan los esquemas y cuáles son las características que merecen ser percibidas y cuáles no. Un ejemplo de esto es que cuando estamos tristes tendemos a percibir más fácilmente las cosas tristes, o cuando se está esperanzado se percibe casi todo como una oportunidad.

Existen, basándonos en lo que acabamos de leer, tres grandes grupos de factores o rasgos que se encuentran entre aquellos más importantes en el momento de percibir por primera vez a alguien, y nos agradarán o no dependiendo de con cuántos de estos rasgos cumplan de forma positiva. Estos factores variarán en su importancia según el contexto y las características del perceptor:

– Información sobre la pertenencia de grupos y categorías sociales: Género, estrato social, religión, etc.
–  Información sobre las características de personalidad: amabilidad, humildad, seguridad en sí mismo, etc.
Información sobre la conducta: eructar, gritar, saltar, saludar, mirar a los ojos…

Hubo varios términos que quedaron en el aire y explicaciones pendientes pero me comprometo a resolverlos en próximas entradas del blog.

Recuerda comentar y compartir esta entrada y la página en tus redes sociales y con quienes estén interesados en la psicología cognitiva conductual o en aprender más sobre sí mismos y sobre los demás.

Cuéntanos ¿Cuales son las características que para ti dan una primera buena o mala impresión y por qué?

Bibliografía

  • Méndez Cruz, I. G. (2005). El desarrollo de las relaciones interpersonales en las experiencias transculturales: una aportación del enfoque centrado en la persona.
  • Moyano, A. (2014). Relaciones sociales en las organizaciones: Relaciones sociales en contextos organizacionales (Doctoral dissertation, Tesis de pregrado). Universidad del Rosario, Bogotá, Colombia).
  • Ovejero, A. (1998). Las Relaciones Humanas. Psicología social teórica y aplicada. Madrid: Bibliotece Nueva. Versión 2007.

Si fue interesante para ti, para otros también podría serlo. Recuerda compartirlo en tus redes sociales.

13 thoughts on “PERCEPCIÓN SOCIAL ¿POR QUÉ NOS AGRADA LA GENTE?”

Leave a Comment